Saltar a contenido principal
De Gestión

Dos Años Después

Por 26 de Abril de 2011Agosto 7th, 2022No Hay Comentarios

(DISCURSO DEL PRESIDENTE DE A.C.E.R. “MONTAÑA”

EN EL II ANIVERSARIO DE FUNDACIÓN DE LA ASOCIACIÓN)

Mediodía del 5 de abril de 2008, tres siluetas nos confundíamos en la cima de una cumbre cubierta de espesa neblina, donde la tercera nos indicaba que desde allí en verano se observa toda la belleza natural de gran parte de nuestra región.

7 de junio de 2008, mediodía rutilante, nueve caminantes volvimos a escalar  aquella cima llamada Querorco, descubriendo bajo un abrasante sol toda esa maravilla de biodiversidad (chontas, robles, sallis, lalush, pirgayes, muñuños, lanches, poro-poros, añashqueros, chilimares, etc. e imaginando los venados, pumas y extintos zorros de un ayer no muy lejano). Esto fue el punto de partida a la fundación in situ del Grupo “Montaña”, dispuesto a defender ese bastión ecológico, a revalorar nuestra riqueza paisajística inigualable, nuestra riqueza arqueológica abandonada a su suerte y a recuperar nuestra amplia cultura chotana (mitos, tradiciones, usos y costumbres), rescatando lo más grande de nuestros héroes e historia para proyectarnos con seguridad a un futuro cada vez más incierto (ignorancia, alienación, insensibilidad artística y arqueológica y contaminación ambiental).

22 de abril de 2009, tarde en “La Cabaña”, diecisiete comprometidos juramos por Dios, por la Naturaleza, por nuestra Patria chica defender lo que el Altísimo nos legó, naciendo la Asociación Cultural Ecoturística de Recuperación “Montaña” (A.C.E.R. “Montaña”).

Dos años después, quiero, con el permiso de ustedes, hacer un homenaje a los montañas de hoy a través de nuestras coincidencias que nos guían en este camino de recuperación: a Gilberto Benavides Guevara “El Rojo” pincelando musas y emociones, a Manuel Campos Ramos poemando con la intrincada cibernética, a Hercres Carranza Rimarachín injertando especies nuevas no necesariamente de flora, a María Muñoz Silva siempre inagotable bajo el cañón montaña, a María José Moreto Muñoz declamando cada vez más épica a nuestros dioses y apus, a Juan Martín Medina Vásquez aplicando a nuestra biodiversidad la robótica de sus sueños, a Jorge Luis Díaz Collantes poetizándonos para siempre como los Montaña, a Luz Quintana Vera charlando con el silencio impertérrito de la puna, a Elmer Tan Sánchez sobrevolando el bosque con la perspicacia del halcón, a Germán Blanco Collantes urdiendo dramas y comedias con la habilidad del quinde, a Martha Idrogo Bustamante huayneando con nuestros alisos y sallis milenarios, a Yampier Tafur Idrogo demostrando que los sabios también pueden tener once años, a Temi Gavidia Benel formalizando lo informalizable al ritmo de la chuquia y su multicanto, a Lucho Vásquez Tejada reduciendo el desafío de la vida a un jocoso mimo, a Exequiel Fustamante Blanco jamás diciendo No a nada, a Ángel Salvador Campos Delgado armonizando los hilos de la Montaña siempre detrás de cámaras, a Littman Vega Tantaleán con el empeño incesante de la superación akuntina, a Antenor Silva Acuña repartiendo amabilidad y galantería a raudales, a Doris Muñoz Acuña recordándonos la originalidad de la begonias de Querorco, a Deysi Vega Tantaleán la gracia y belleza de las orquídeas de Clarinorco, a Miriam Tan Sánchez la serenidad de las aguas de un arroyuelo en La Palma, a Oli Gavidia Benel comandando con el genio de Eleodoro la nave de los montañainternautas, a María Mélida Díaz Bustamante sembrando no sólo plantas nuevas sino también niños nuevos, a Noé Dávila Blanco embelesado siempre cual sauce al borde del río, a Bladi Gamonal Idrogo enderezando adolescentes tayas y jóvenes pajuros, a Maggi Gamonal Idrogo devolviéndonos la frescura de la lluvia luego del estío, a Iván Campos Díaz surcando la cima del Iroz al ritmo de un juvenil y vigoroso cóndor, a Juana Vásquez Paredes trayendo la reciedumbre de las ronderas primigenias, a Dante Carranza Rivera adquiriendo experiencias en mundos de vanguardia, a Omayra Díaz Díaz sintetizando en la flor del mag-mag belleza y cultura, a Atilano Edquén Guevara haciendo reír a los severos robles y hasta a las preocupadas ranas que van quedando sin estanque, a Leonardo Juárez Guevara abanderándose cada vez más del respeto y el profesionalismo, a Alan Herrera Fustamante polifaciéndose cual la multifacética alma de la alforja chotana, a Jeiner Gonzales Mendoza sorteando con su trova los juveniles obstáculos de la vida, a Roger Coronado Idrogo innovando los aires de nuestra polis desde la lejana metrópoli, a Héctor Gamonal González prodigando prudencia y sabiduría natural a prueba de balas, a César Gilberto Saldaña Fernández elevándonos a la sencillez de los grandes, a Juanita Cusma Cabanillas revolucionando más nuestro escaso tiempo montaña, a Lucho Díaz Martínez “Dimar” trasladándonos a la bohemia de contertulios macondianos, a Katty Velásquez Moreno trayéndonos exótica belleza, a Sindy Chávez Machuca  iluminándonos con su sonrisa sempiterna y a José Guerrero Chávez devolviéndonos a la sensibilidad exquisita del arte; y no podría olvidar a nuestros montañitas César Augusto Sánchez Vásquez incesante hormiguita, a Danilo Sánchez Vásquez de la espontaneidad monarca, a Erick Díaz Díaz herencia montaña, a Ángela Nayeli Tafur Idrogo emperatriz del cariño infantil, a Nayeli Mishel Cieza Sempértegui reinita de la declamación sin cuartel y a nuestros nuevos integrantes de los recientemente creados Talleres de Declamación y Poesía “Anaximandro” y de Teatro “Don Magnito”: al Dúo Lindurita, Agustín y Cleo, expresión prístina de Akunta, a Ángel Vásquez, a Liliana Campos, a Joel Cobeñas, a Juana Ramírez, a Leonel Mejía, a Jorge Fernández, a Nórvil González y a Delvis Delgado.

Hoy conmemoramos nuestro 2° Aniversario y también el 41° del Día Mundial de la Tierra, la tantas veces menospreciada Mamapacha, y en el afán de crear conciencia a través de la belleza, es que nos hemos reunido en este recinto de cultura para disfrutar y gozar de lo nuestro; por ello infinitas gracias a todos y cada uno de los artistas (poetas, declamadores, cantantes y comediantes) que van a desfilar esta noche. Cantémosle pues todos juntos hoy a nuestro planeta en la persona de nuestra amada Chota, para que la primavera vuelva como siempre en la indicada fecha. Cantémosles a nuestros arroyos y ríos, a nuestros vientos y aves, a nuestros bosques y pumas, a nuestras punas y pajonales, a nuestros apus protectores, a nuestra raza valiente que jamás se amilana, a nuestro machete y sombrero, a nuestras ruecas y alforjas, a nuestros Becerras y Beneles, a nuestros Anaximandros y Magnos, a nuestras Áureas y Marios, a nuestros ronderos y ronderas. Elevemos al cielo la alegría sin igual de nuestro huayno para que a su ritmo nuestra Tierra se recupere.

Y porque en Montaña no nos conformamos con ser la Atenas de la región, continuamos sin descanso porque Chota sea cada vez más la Atenas del Perú y nunca deje de ser la bella y bravía Esmeralda Andina; cada día más y más cultura y nunca, nunca, menos verdor.

Gracias.

Chota, 22 de abril de 2011

John Milton Antezana Sánchez

(Miltónidas, el Griego Chotano)

Presidente A.C.E.R. “Montaña”

…Recuperando el Mañana!

Período 2009 – 2011