Saltar a contenido principal
Narrativa

El Cielo, mis Pecados y el Infierno

Por 14 de Mayo de 2012Agosto 7th, 2022No Hay Comentarios

Cierto día cuando caminaba por la acera de la Iglesia ví que una hermosa mujer se aproximaba con garbo de ángel o estrella y el buen espíritu que portaba en el silencio de mi ser gritó ¡te amo!, entonces hubo una fuerte conmoción y discusión en mis entrañas y el buen espíritu que la observaba fue jalado y empujado al candente abismo de mi cuerpo, ¿qué pasa?, me preguntaba.

En ese foso del averno mi espíritu se arrodilló maltrecho y levantando la luz de su mirada pudo ver como a través de mis perplejos ojos pugnaban por apreciarla los terrenos deseos agitando sus incandescentes alas, zumbando espiritrompos, concupiscentes y maléficos. ¡En verdad os dije que era bella!, ¡exquisita! le contestaron los lucíferos deseos haciendo eco.

Ella se persignó, no se si fue por aquel templo, pero rauda pasó por mi costado dejando la fragancia de sus pétalos labiales, acaso intuyendo que en aquella buena hora era el cielo, mis pecados y el infierno.

Chota, 22 de febrero de 2009