Saltar a contenido principal
Poesía

Mi madre un día de enero

Por 14 de Abril de 2011Agosto 7th, 2022No Hay Comentarios

MI MADRE UN DÍA DE ENERO

Augusto Rojas Gasco

Mi madre un día de enero decidió descansar. Abandonó sus alas de paloma

purísima y se arrinconó en un ladito de su alma.

Al otro día la sepultaron bajo un manto de flores, con un sol de verano,

acompañada de un trino de pájaros.

Quienes la amamos lloramos tanto para que su cuerpo conserve su calor.

Yo lloré como un lobo que herido odiaba, no sé a quién, por habérmela

arrebatado.

No guardé luto, ni acepté condolencias. Esperaba, angustiado, que resucitara

con cada amanecer. Me parecía verla venir con las primeras luces,

anunciándome su regreso con su voz clarísima.

Pero ella permanecía reposando en la penumbra de un hilo de luz en su nueva

morada.

Y su casa estaba cerrada, y estaban muertas las rosas que en el jardín había

plantado con su amor.

No obstante, una buena noche, mientras yo dormía, mamá me visitó. Su

cuerpo era dorado; y su aura también, dorada.

Recuerdo que me cogió de la mano y paseamos por las calles de una ciudad

desconocida.

Era la hora del Ángelus cuando escuché el arrebato de las campanas de una

iglesia, e inesperadamente volvimos a ser como antes: ella, joven, arropada

con su abrigo de lana; yo, un niño aferrado a su mano de santa.

Finalmente, llegamos a un parque y nos sentamos en una banca frente al mar.

Entonces fue cuando me abrazó contra su pecho. En silencio. Pero intuí que

me musitaba que no me abandonaría, que me estaría esperando. Luego se fue

como un suspiro.

Después de esa noche sé que me encontraré pronto con ella. Cuanto más,

ahora que empiezo a envejecer.

Y cuando llegue ese día, ella vendrá a mi encuentro, y cogido de la mano me

llevará a donde unos niños juegan en el columpio de su sueño, con un sol de

primavera, acompañado de cantos. Y, abrazados, no nos separaremos más.

Allá, en el confín, en la nueva vida de mi madre, en un ladito de su alma.


Poema escrito por Augusto Rojas Gasco a raíz del fallecimiento de su madre la señora Imelda Gasco de Rojas (1915 – 2006)

(Del poemario “Voces Reunidas”).

Poema musicalizado en: Mi madre un día de enero (youtube)