Saltar a contenido principal

Rondero en Chota nací

estancia de Cuyumalca

y en la playa o en la jalca

“naide” se burla de mí.


Yo tengo mi propia ley

de vida y de “libertá”

”nu” acepto más “majestá”

que la del Divino Rey.


Nací solo en el maizal

y solo “mi” de morir:

y si alguien “miay” de medir

ha de ser de igual a igual.


Ni guardia ni “autoridá”

nunca yo “vua nesitar”

que yo me sé gobernar

sin patrón ni general.


Que el “señor josticia” cuide

de los que son de su traza,

que a los cholos de mi raza

mi ley es la que los mide.


Pa’ que me juzguen a mí

no “nesito” “autoridá”

y la razón que se da

es que rondero nací.


“Mian” querido conquistar

políticos de arrabal

pero soy hombre cabal

de los que saben pensar.


La patria grande es mi sino,

y es la que quiero formar

sin tener que “pisotiar”

de otros hombres el destino.


Primero “hi” de gobernar

mi carácter de chotano

tratar a todos de hermano

y a “naides” discriminar.


Pa’ que “sepaste” “usté” acá

mi machete no lo suelto

y si alguien quiere su “güelto”

que lo pida “pué nomá”.


En mi arreglo personal

patillas “pata ‘e venau”

y aunque el pelo “alborotau”

a mí eso me da igual.


Poncho fino o “cordellata”

“pa’l” frío que “haide” importar;

y si se trata de andar

basta un llanque en cada pata.


Sombrero ‘e palma prefiero

bien “doblau a la pedrada”;

sin sombrero no soy nada

contra el frío y aguacero.


Mi abuelo rondero fue

mi padre siguió sus pasos,

y de mi tierra en sus brazos

yo rondero moriré.

 

Autor: César Gilberto Saldaña Fernández

* Poema incluido en el libro “Alma rondera” (2011), donde también podemos encontrar “Fiebre chotana”.