Saltar a contenido principal

El jueves 11 de julio, por la tarde, acudimos a la nueva invitación por aniversario de la I. E. 10486 de San Pedro, distrito de Conchán, cursada por la entusiasta profesora Irma Díaz.

Conducidos en la movilidad gestionada por la misma docente ante la Municipalidad del distrito en mención, recibimos el estupendo complemento de Los Embajadores del Norte (don Clodomiro Pérez Uriarte y doña Flor Cieza Bustamante),

quienes cerraron con broche de oro nuestra participación montaña, haciendo disfrutar a los presentes particularmente con el yaraví Tuquito y su fuga de huayno, amén de otros temas en ritmo de pasillo y hasta música criolla.

La declamación estuvo a cargo de Nayeli y la comedia con Los Magnitos a la orden del día (mejor dicho de la noche).

Liliana Campos (o Laly) en el canto fue acompañada por Flor Cieza con el bombito.


Entonces volvimos muy contentos una vez más de San Pedro, sabiéndonos cumplidores y a la altura de las circunstancias; pero trayéndonos esta vez para el recuerdo algo que no habíamos ni siquiera imaginado: un singular desfile de faroles, que iluminó la noche sanpedrina con un talento a raudales.

Evento éste donde resaltaron indudablemente dos ejemplares sensacionales: una luminaria con la figura de una campesina chotana friendo cuyes y una segunda con otra campesina akunta tejiendo a callua, ambas con increíbles artificios de movimiento, que ya quisiéramos transmitir a través de estas imágenes.


Pensamos sorprender a San Pedro con la presentación de una comedia diferente, lográndolo; pero San Pedro nos sorprendió enormemente con este inesperado talento de su gente, que nos ha dejado plenamente complacidos: Todo un pragmático ejemplo de arte e identidad chotana.

* Es propicia la oportunidad para agradecer a la señora Clemencia Díaz, hermana de la profesora Irma, quien caracterizó magistralmente a la eventual y justiciera abogada defensora de la noche de comedia y, asimismo, a Rosa, amiga de Liliana, por haber hecho de secretaria en un Ñinflas… Ñanflas que nos sigue persiguiendo.