Saltar a contenido principal

Hemos logrado el sueño anhelado de tener entre nosotros a Ítala Díaz Rojas, el sueño venido desde los titubeantes pasos de infante recorriendo los caminos de penca por la fila de El Galpón en dirección a Doñana, cuando en la irradiante guía de la abuela Maño ansiábamos crecer rápidamente para alcanzar las épicas hazañas de Eleodoro Benel, el Cholo Chotano, en el cerro Condorcaga aún en lontananza. A ese camino, desde una choza misteriosa al borde del mismo, llegaron y se impregnaron para siempre las notas arrobadoras de un silbo que Cronos tornó en inmortales, que hoy como entonces siguen inquietándome el alma…

Clic aquí – Desprendida de una nube  {mp3}tradicional/DesprendidaDeUnaNube{/mp3}

“Desprendida de una nube… una gota cayó al mar… cayó al mar…

Yo le pregunté a las olas… si han visto a mi amor pasar… mi amor pasar…

y las olas me contestan… ya tu amor no volverá… jamás, jamás…

porque se halla entretenido… con la sirena del mar… ¡ay, del mar!

Las estrellas se han perdido… y en el cielo no parecen…

por sus puertas han pasado… y en mi pecho remanecen…

Jamás, jamás… jamás te olvidaré, jamás…

Y tiene el yaraví chotano, luego de abatirnos con su tristeza el alma, esa magia y esa redención de resucitarnos y elevarnos, como un ciclón, con su fuga de huayno.

(Si un triste nos hace pensar, un huaynito nos hará alegrar)

Y eso no está bueno, que conmigo lo hagas…

lo que haces conmigo con otro/a lo pagas”

Ítala cantando en el II Festival de Pechada o Triste y Yaraví “Desde el fondo del alma” Homenaje a Nube Blanca y a Los Paisas de Chota


¡Ese es el espíritu chotano, emancipado, irreverente, glorioso… conquistador de mundos!

¡Loa por Ítala y su precioso canto, loa por Susana, por Alicia, por Juan y por Tula! ¡Loa por esa inmortal Nube!

¡Loa porque sigas, Ítala, en tu Nube… Tu pretenciosa Nube, jamás vanidosa… Tu blanquísima Nube… Nube Blanca!

Clic aquí – Chiguiripana pretenciosa  {mp3}tradicional/ChiguiripanaPretenciosa{/mp3}

Sigue cantándonos, Ítala, que Chot, Akunta y Montaña te aman más; hoy que hemos tenido el privilegio de estrechar tu mano, eternizar tu abrazo, y atesorar tu voz a centímetros escasos; hoy que ha quedado con nosotros tu fuerza de chotana, tu sencillez de heroína y tu corazón de chiguiripana.

Ítala durante la recepción que le hiciéramos en nuestro local “La Cabaña”. Presentes “Los Paisas de Chota”.


Adoro como en antaño a Nube Blanca, te adoro Ítala porque te hemos conocido… y porque nos has dejado un II Festival de Pechada o Triste y Yaraví para el recuerdo, como lo ensoñado.


No sé porqué… no sé porqué, luego que has vuelto a tu Lima raptora, al poner este punto final… he llorado.