Saltar a contenido principal

INSURRECCIÓN DEL AÑO 1924

OSORES – DEL ALCÁZAR – BENEL

Extraido de “Monografía Histórica de Chota” de Jorge Berríos Alarcón

 

LA DICTADURA DE LEGUÍA

Un golpe de Estado preparado con mucha anticipación y que estalló el 04 de julio de 1919, derrocó al Presidente Constitucional de la República, Señor José Pardo y Barreda y frustraron las elecciones que debían celebrarse aquel año.

El jefe de la insurrección fue el señor Augusto Bernardino Leguía Salcedo, quien el día del golpe se reunió en una casa de la calle Pando (cuadra nueve del jirón Carabaya), con el mariscal Andrés A. Cáceres, los doctores Mariano R. Cornejo, Arturo Osores, con los hermanos Jorge y Manuel Prado y otros más.

El día 05 de julio, Leguía como presidente de la república formó un gabinete compuesto por las siguientes personas: Presidente del Consejo de Ministros y Ministro de Relaciones Exteriores, doctor Melitón Porras; de Gobierno y Policía, Mariano H. Cornejo; de Justicia, doctor Arturo Osores; de Fomento, Salvador Gutiérrez, de Hacienda, Ismael Idiáquez y de Guerra el general Carlos Abril.

El mismo día Leguía lanzó un mensaje a la nación ofreciendo mejorar el nivel de vida de los peruanos, la construcción de obras públicas y sobre todo la recuperación de Tacna, Arica y Tarapacá.

Entre las primeras medidas de su gobierno estuvieron la disolución del Congreso y la convocatoria de un plebiscito. Este a la vez que lo consolidó en el poder lo convirtió en Presidente Constitucional. Este Congreso, además, promulgó una nueva Constitución, el 18 de enero de 1920, con la cual, Leguía obtuvo todos los recortes legales para gobernar omnímodamente y convertirse en el más fatídico dictador del Perú.

El dictador Leguía no permitió la oposición política y trató de deshacerse de todo aquel que no le era incondicional; así a algunos les dio diplomáticos, en el extranjero, a otros les deportó y con la mayoría llenó las cárceles del país. Mientras tanto el pueblo seguía soportando el alto costo de vida, la falta de garantías, los abusos, etc. Más aún había implantado la Ley Vial, por la cual los campesinos debían trabajar obligatoriamente y gratis en la construcción de carreteras. Medida que fue aprovechada por autoridades políticas inescrupulosas para explotar más al campesino.

Así, vivía el Perú en los momentos en que se produce en Chota una rebelión destinada a no permitir QUE Leguía se reeligiera en el poder.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8