Saltar a contenido principal

De entre las diversas virtudes que tiene Walter Gavidia Benel, Temi Montaña, una es su afán exclusivo por las reliquias; y que éstas cumplan su función, o vuelvan a hacerlo, es para él de alegría desmedida.


Hubo una reunión donde se ultimaron los detalles para las celebraciones del 152° aniversario del emblemático colegio chotano, incluyéndose nuestra propuesta del II Festival de Pechada o Triste y Yaraví del 22 de junio como parte del programa integral de Reencuentro Sanjuanista y agasajo a las promociones bodas de oro y de plata del presente año.

Considerando el trabajo de reedificación del colegio en Corepuquio, motivo por el cual la promoción actual 2013 cumple sus labores en la Casona Sanjuanista,  ubicada en la plaza de armas, sede además de las distintas actividades del presente aniversario, fue momento para que Temi propusiera el bonito detalle de rescatar la antigua campana del colegio y reinstalarla en su histórico lugar a la entrada del patio principal de la mencionada casona.

Solícita una comisión cumplió con la idea que todos aplaudimos y de esa forma los sanjuanistas de hoy y de siempre, como por ejemplo las promociones bodas de oro y de plata, tuvieron sus respectivas clases del recuerdo el 23 de junio al llamado de la revivida campana.

Empero, cumplidos los urgentes compromisos y terminada la atolondrada fiesta patronal de Chota, y vuelta ésta a su normalidad, Temi complementó su idea dotándole a la campana artilugios más estéticos, como una cadena asegurada con pernos y candado junto con una adecuada cuerda para el badajo, en reemplazo de los utilizados ya en avanzado deterioro.

Con el apoyo de la escalera de la parroquia “Todos los Santos” (facilitada por el Padre Galbarino), la cuerda de Walter Gavidia (homónimo primo de Temi) y el apoyo del profesor Silverio López (director del “San Juan”), del profesor Soriano (director del C.E.B.A. “San Juan”), del personal administrativo y de Milton Antezana, logramos este pequeño acto con la firme determinación de que vuelta la campana a su lugar primigenio, se quede allí para siempre como parte de la vieja Casona Sanjuanista.

¡Talán… talán… talán! Que siga tocando Temi Montaña.